Reino Unido estudia combinación de las vacunas de Pfizer y AstraZeneca

Científicos de Reino Unido buscan comprobar la efectividad de administrar una dosis de dos fármacos diferentes, con el objetivo de flexibilizar la campaña de inmunización. Mientras tanto, la misión de científicos de la Organización Mundial de la Salud en Wuhan, que investiga el origen del virus, entrevistó a los primeros contagiados. 

Las nuevas variantes del Covid-19, más de un año después de la aparición del virus en Wuhan, siguen teniendo en jaque a decenas de Gobiernos alrededor del mundo. Mientras las variantes británicas, brasileñas y sudafricanas siguen expandiéndose a distintos países del mundo, Reino Unido estudia una mutación de su variante que podría ser más resistente a las vacunas.

A la vez, la misión de la Organización Mundial de la Salud trata precisamente de volver al origen de la pandemia en Wuhan, hace más de un año, para investigar lo que ocurrió. Desde entonces, más de 104 millones de personas han contraído el virus, de las cuales 2,27 millones han perdido la vida, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins. 

Estas son las principales noticias sobre la pandemia este jueves 4 de febrero: 

Un grupo de científicos en Reino Unido empezó un estudio para determinar la respuesta inmune de las personas si reciben una dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech y otra dosis del fármaco desarrollado por la Universidad de Oxford y AstraZeneca.

El objetivo del estudio es saber si la campaña de inmunización, que hasta la fecha contempla únicamente vacunar con dos dosis del mismo fármaco, podría flexibilizarse en el futuro.

El ensayo, llamado Com-Cov, está a cargo del Consorcio Nacional de Evaluación de la Inmunización. Con un presupuesto de 7 millones de libras (7,7 millones de euros) de fondos públicos, contará con la participación voluntaria de 800 personas.

El ministro responsable del programa de vacunación, Nadhim Zahawi, aseguró que el inicio del estudio no supone que las personas vayan a recibir las dosis de las vacunas combinadas por el momento. Sin embargo, Zahawi recordó que este tipo de procedimiento “es algo que se ha hecho” en el pasado con vacunas contra la hepatitis, el sarampión o la rubeola, entre otros. 

Los científicos examinarán la respuesta inmune de los pacientes que reciban una dosis inicial de la vacuna de Pfizer y luego una de AstraZeneca, y viceversa, en un lapso de cuatro a 12 semanas. 

El vacunólogo de Oxford Matthew Snape, a cargo del estudio, aseguró que esperan obtener respuestas iniciales durante la segunda mitad del año, aunque el estudio se prolongará durante trece meses. “Tendremos resultados alrededor de junio”, detalló. 

Reino Unido empezó su campaña de inmunización el 8 de diciembre y ya cuenta con 10 millones de habitantes que han recibido al menos la primera dosis de una vacuna contra el Covid-19. El objetivo del Gobierno es vacunar a 15 millones de personas de los grupos prioritarios antes del 15 de febrero.

Las autoridades sanitarias de Reino Unido encontraron una mutación del Covid-19 en la variante británica del virus, que ya preocupaba por tener aparentemente mayor facilidad de contagio. Esta mutación daría más posibilidades al virus de superar las defensas humanas. 

Por ahora, la Agencia de Salud Pública inglesa solo observó esta mutación en 11 personas enfermas de Covid-19.

Según las investigaciones iniciales, esta mutación denominada E484K y rebautizada como “Erik” podría escapar con mayor facilidad los ataques de los anticuerpos, lo que podría poner en jaque la inmunización esperada por las vacunas que actualmente se han desarrollado. 

La variante británica del Covid-19 ya se ha detectado en 73 países y presenta un fuerte riesgo de empeorar la pandemia, ya que registra una velocidad de contagio superior al virus original. 

Sin embargo, todavía está por determinar si esta variante también agrava la enfermedad provocada por el virus y qué respuesta tienen las vacunas. Inicialmente, los primeros estudios muestran que las vacunas desarrolladas hasta la fecha sí dan protección contra esta variante y previenen especialmente de un Covid-19 grave. 

El grupo de expertos internacionales desplazados a Wuhan, China, de la Organización Mundial de la Salud continúan con su investigación sobre el origen del Covid-19. 

A pesar de que trascienden muy pocos detalles sobre las averiguaciones de la misión, este jueves los científicos entrevistaron a las primeras personas que se contagiaron de Covid-19 en la ciudad donde nació el brote. 

El día anterior, los científicos visitaron el Instituto de Virología de Wuhan, que había estado en el centro de especulaciones sobre el origen del Covid-19 porque precisamente trabajan con coronavirus. 

Muchas expectativas se han depositado sobre esta misión de investigación, especialmente por la dificultad que tuvo para llegar a China y por las acusaciones de falta de transparencia que recibieron las autoridades del gigante asiático. 

Sin embargo, uno de los integrantes del grupo científico, Hung Nguyen-Viet, trató de mantener el realismo: “Sigo diciendo que debemos ser realistas, una misión corta como esta no tendrá todas las respuestas, pero ayuda en avanzar en el entendimiento del origen del virus”, escribió en Twitter. 

Con EFE y Reuters

Deja una respuesta