Más violencia se producen en EE.UU. por racismo

WASHINGTON.- Decenas de otras ciudades estadounidenses han vivido otra noche de protestas, disturbios y también saqueos.

Miles de estadounidenses salieron de nuevo a las calles para protestar contra la violencia policial y el racismo y para pedir justicia para George Floyd.

En Nueva York las marchas se desarrollaron sin incidentes, aunque muchos manifestantes volvieron a desafiar el toque de queda.Los ánimos en el país se caldearon más después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, asegurara que este viernes era “un gran día” para George Floyd, en el momento de presentar la bajada del paro.

La Casa Blanca dice que es una “falsa” interpretación, asegurando que Trump habló claramente de la lucha por la justicia y por un trato justo.

Entre los más críticos con Trump, su rival demócrata en la carrera hacia la Casa Blanca, Joe Biden: “Las últimas palabras de George Floyd: ‘no puedo respirar, no puedo respirar’, han resonado por todo nuestro país y por todo el mundo. Que el presidente trate de poner cualquier otra palabra en boca de George Floyd, francamente creo que es despreciable”.

El caos se ha apoderado de muchas ciudades estadounidenses desde la muerte de Floyd, un ciudadano negro de 46 años, que falleció por asfixia durante su detención en Minneapolis, hace doce días. Los cuatro policías que participaron en su arresto están detenidos. Tras su muerte se han multiplicado las protestas, disturbios y saqueos a lo largo y ancho del país.stración legítima” dice Obama

El expresidente Barack Obama también añade leña al debate. En un tuit, legitima le ira del pueblo estadounidense.

“Las protestas representan la frustración por el fracaso durante décadas de reformar las prácticas policiales y la justicia penal en general -afirma-. Debemos condenar a los pocos que recurren a la violencia, no a la abrumadora mayoría que merece nuestro respeto y apoyo”.

“Asesinato en segundo grado”

La muerte del afroamericano George Floyd ha sido recalificada como “asesinato en segundo grado” y no solo tendrá que responder ante la justicia el policía que asfixió al hombre, presionando su cuello con la rodilla durante más de ocho minutos, sino también los otros tres que contemplaron la escena sin hacer nada, acusados ahora de ayudar e instigar el delito.

Comparte esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.