Internacional

Anciana de 85 años secuestrada por Hamás relata pasó por un infierno

Yocheved Lifschitz es una de las cuatro personas liberadas por Hamás después de que el grupo militante secuestrara a más de 200 desde Israel y las llevara hacia Gaza.

Quedó en libertad junto a otra rehén, Nurit Cooper, en la noche del lunes.

Las israelíes-estadounidenses Judith y Natalie Raanan, madre e hija, habían sido liberadas el pasado viernes.

En una rueda de prensa desde el hospital de Tel Aviv donde se recupera, la mujer de 85 años ofreció este martes su testimonio con la ayuda en la traducción de su hija Sharone Lifschitz.

La anciana dice que pasó “por un infierno” y describió cómo sufrió heridas y tuvo dificultades para respirar mientras la llevaban hacia la red de túneles secretos de Hamás debajo de Gaza.

Madre e hija celebraron su reencuentro, pero afirman que esto no acaba hasta que liberen a los más de 200 rehenes que permanecen secuestrados. Entre ellos, Oded Lifschitz y Amiram Cooper, esposos de Yocheved y Nurit.

El Ministerio de Salud de Gaza, controlado por Hamás, dice que más de 5.000 personas han muerto en la Franja desde que Israel respondiera con una fuerza masiva al ataque coordinado y sin precedentes que el grupo militante radical lanzó contra este país el pasado 7 de octubre.

Más de 1.400 personas murieron en ese ataque de Hamás en Israel.

La voz de Lifschitz es uno de los primeros relatos de las personas que que fueron secuestradas por el grupo militante radical.

Sharone Lifschitz junto a su madre Yocheved Lifschitz.

Lifschitz confirmó que los rehenes capturados por Hamás, o al menos parte de ellos, se encuentran en algún punto de la extensa red de túneles subterráneos que es clave para la estrategia militar del grupo y una pesadilla para Israel.

En la rueda de prensa, la anciana dijo que sus captores la introdujeron en Gaza a través de una puerta después de secuestrarla desde el kibutz Nir Oz en el sur de Israel.

Añadió que el gobierno israelí gasta millones para proteger la valla que separa a su país del territorio gazatí, pero que no hizo nada para evitar que Hamás penetrara.

La hija de Yocheved, Sharone, ayudó a su madre a contar su vivencia.

Confirmó que fue llevada en una motocicleta y, para explicar sus heridas, dijo que había sido golpeada con varas.

Además de Yocheved, otros 24 rehenes fueron llevados a los túneles. Tras caminar dos o tres horas sobre un suelo “suave y húmedo” separaron a cinco personas de su kibutz hacia una habitación aparte.

Describió la estructura subterránea como “una red enorme” y la comparó a “una telaraña”.

Militante de Hamás armado en la entrada de un túnel.

Los secuestradores “se ocuparon de todo detalle

Lifschitz dice que había un guardia para cada una de las cinco personas secuestradas en su grupo.

“Se ocuparon de todo detalle”, incluyendo mujeres que sabían sobre “higiene femenina”, dijo.

Los alimentaban con queso y pepino, lo mismo que comían sus captores.

La mujer describió como limpias las condiciones en que fue retenida.

Dice que dormían sobre colchones en el suelo y que un doctor los visitaba cada dos o tres días, incluyendo un paramédico que les traía las medicinas que necesitaban.

Un rehén que sufrió heridas graves en un accidente de moto mientras lo llevaban a Gaza fue tratado por sus lesiones.

Lifschitz bebiendo agua durante su entrevista con medios de comunicación este martes.

Sharone, la hija de Lifschitz, vive en Londres y viajó a Israel a encontrarse con su madre.

La mañana de este martes la acompañó para traducir su testimonio al inglés en la rueda de prensa. Dijo que los secuestradores de su madre le quitaron el reloj y las joyas mientras la transportaban en la moto.

Al bajarse de la moto, los que la recibieron le dijeron que “creían en el Corán” y que por lo tanto no le harían daño.

Un video de su liberación este lunes por la noche muestra cómo la mujer se da la vuelta y estrecha la mano de un hombre armado de Hamás.

Antes, Sharone había dicho a la BBC que ese gesto se correspondía con el carácter de su madre.

“La historia no acabó”

Sharone fue entrevistada por la BBC horas antes de encontrarse con su madre en el hospital.

En la entrevista anticipó que su madre “parecía estar bien, en forma y muy interesada en compartir información, darla a las familias de los otros rehenes que se encontraban con ella”.

“Ver a mi mamá otra vez es algo increíble. Agarrar su mano, besar su cara y su mejilla. Estoy tan orgullosa de ella…es increíble”, dijo Sharone.

Sin embargo, la “historia no acaba” para ellas hasta que Hamás no libere a su padre y esposo, Oded Lifschitz y el resto de secuestrados.

“Todavía hay alrededor de 200 personas allí y no debemos quedarnos en nuestra felicidad personal sino trabajar hacia la liberación de todos”.

Oded Lifschitz es un periodista que durante décadas ha trabajado por la paz y los derechos de los palestinos, dijo su hija a la BBC.

Recientemente trabajó como voluntario para un grupo que transporta palestinos enfermos de Gaza para que reciban tratamiento en hospitales israelíes.

El matrimonio Lifschitz cofundó su kibutz Nir Oz y, tras dejar su trabajo en un periódico, Oded escribió para la prensa local y publicó artículos de opinión en el periódico Haaretz.

Si te gustó, comparte esto!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *