Su abogado insiste: “Javier Santos es hijo de Julio Iglesias”

La Vanguardia.- La Audiencia Provincial de Valencia ha anulado la sentencia del juzgado de lo civil que determinó la filiación de Javier Sánchez Santos como hijo legal de Julio Iglesias. El limbo en que vivía el joven valenciano hasta ahora, se ha disuelto volviendo a la casilla de salida. Ahora mismo, no puede exigirle nada al cantante. Sin embargo, Fernando Osuna, conocido abogado experto en filiaciones y que lleva sus intereses, sigue firme en sus pretensiones y va a recurrir.

Varapalo judicial

La Audiencia ha aplicado lo que en derecho procesal se denomina excepción de cosa juzgada, es decir, la inconveniencia de juzgar dos veces el mimos asunto.

“La justicia y el derecho tienen que adaptarse a la ciencia. No es de recibo que por un lado vayan las sentencias judiciales y por el otro, la genética. Tienen que coordinarse”, explica Osuna. El abogado ha utilizado el mismo método que con el caso de Manuel Díaz ‘el Cordobés’ y que le fue tan exitoso.

Sin embargo, la Audiencia ha aplicado lo que en derecho procesal se denomina excepción de cosa juzgada, es decir, la inconveniencia de juzgar dos veces el mimos asunto. Y es que, en el pasado, la justicia ya habló a favor del artista, argumento esgrimido por Fernando Falomir, abogado del recurrente, añadiendo que su negativa a someterse a las pruebas de ADN no es suficiente para construir una demanda.

Osuna no se da por vencido: “Si Javier Sánchez Santos es hijo de Julio Iglesias, como se ha demostrado por una prueba de ADN a la que el juez dio plena validez, ese pronunciamiento científico sigue siendo válido. No procede que ahora un tribunal diga que no es hijo por una cuestión puramente formal. Se produce una incoherencia que lleva a que muchos ciudadanos no crean en la justicia”.

Ciencia vs Justicia

Si Javier Sánchez Santos es hijo de Julio Iglesias, como se ha demostrado por una prueba de ADN a la que el juez dio plena validez, ese pronunciamiento científico sigue siendo válido”, explica el abogado.

Tanto Javier Santos como su letrado han digerido con razonable entereza el varapalo judicial que supone reiniciar los trámites ante una instancia superior. La primera, será presentar un recurso de casación ante el Tribunal Supremo y no descarta ir más allá: “Estamos convencidos de que al final llegaremos a la meta deseada: que el Tribunal Supremo, el Constitucional o el Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo le dé la razón a Javier porque es hijo de Julio Iglesias. Vamos a recurrir a todas las instancias”.

Deja una respuesta