Jonás Guevara, la mente detrás del revolucionario proyecto “Un libro al año”

Santo Domingo, RD

Incentivar la lectura y contagiar a la población más joven con el “poder que tienen los libros de transformar la manera de pensar y ver las cosas”, es el objetivo principal del revolucionario proyecto denominado “Un libro al año” que inició el conferencista dominicano Jonás Guevara.

El “predicador de la lectura”, como algunos ya le conocen, inició el movimiento como una simple campaña a través de sus redes sociales para incitar la lectura y con el paso del tiempo se transformó en un proyecto de conferencias completas y en un taller especializado para maestros.

“A través de mis redes sociales me fui dando cuenta de que existe una gran cantidad de personas que, aunque no lee, sabe que debería leer. Y pude notar que lo único que necesitan es un pequeño empujoncito que los ayude a decidir y a crear nuevas y mejores formas para comenzar a leer un libro”, manifestó.

Todo nació en un programa radial juvenil, en el que Guevara era director, y pudo identificar el desapego a la lectura.

“Nos dimos cuenta de que la lectura más que un deseo intelectual, placentero o estético, es una necesidad que tiene la República Dominicana. Una necesidad que decidí convertirla en mi responsabilidad para intentar cambiar la realidad que desde aquí a 15 años todavía tenemos la oportunidad de crear para mejorarla”, expresó Guevara.

Así  mismo, el conferencista detalló que según las últimas pruebas PISA  del 2015 y 2018, que son las pruebas que se realizan para medir los niveles de educación académica de la gran mayoría de los países del mundo, el país queda posicionado como uno de los peores en temas relacionados con la lengua española y el uso de la lógica.

En ese sentido, indicó que gran parte del desarrollo de un país depende de la agilidad mental que tengan sus ciudadanos para resolver problemas, y que solo se puede lidiar con ellos con lógica y comunicación, las áreas más débiles del estudiantado dominicano.

“La lengua española pudiéramos llamarla comunicación y el uso de la lógica son las matemáticas”, puntualizó.

Otra de las estadísticas que motivó el proyecto “Un libro al año”, según Guevara, fue el porcentaje de que aproximadamente el 97% de los jóvenes que van a una universidad nunca se han leído un libro completo en toda su vida.

De acuerdo con el joven entusiasta, el plan que desarrolla tiene como misión “crear una experiencia en la que los jóvenes conecten con el mensaje de la importancia que tiene la lectura para su desarrollo académico, social e intelectual”.

Agregó que se  enfocan en hacerles entender a los maestros el “enorme y significativo papel” que tiene dentro del contexto de fomentar en sus alumnos la lectura autónoma en vez de únicamente la académica, que suelen realizar por requisitos del sistema.

“La lectura por vocación ayuda a generar, entre otras cosas, el pensamiento crítico. Una persona que lee por sí solo es alguien que fortalece su manera de ver el mundo y puede pensar en crear nuevas soluciones a posibles problemas que lo aborden y eso hemos estado creando con los jóvenes de nuestro país”, declaró.

Jonás Guevara aclaró que aunque en el 100% de las ocasiones cuando las personas escuchan el título “Un libro al año” creen que hacen referencia a escudriñar solo un solo libro, sin embargo, siempre enfatizan en su eslogan “leamos, por lo menos, un solo libro al año”.

A través de esta campaña, asegura que busca eliminar  el  pensamiento de que los libros son “un arma para pasar una materia en la secundaria o en la universidad” a que sean vistos como “una herramienta para la vida”

“Con un libro al año pretendemos hacerle saber a toda la población que los libros son Cool. Mostrándoles la forma correcta en cómo estos deberían seleccionar estas herramientas para solucionar problemas en la vida, no solo para tener 80 o 90 puntos en un examen”, añadió.

Por otro lado, dijo que sueña con hacer que los 9,700,000 dominicanos sean “impactadas y picadas por el aguijón del amor hacia la lectura productiva” para que República Dominicana sea reconocida no solo por sus deportistas, artistas, su cine; si no que también por los grandes e intelectuales jóvenes que posee.

“La meta mágica sería hacer un trabajo tan excepcional que podamos ayudar a que todos los dominicanos seamos reconocidos por leer un libro al año. Que todos los dominicanos leamos, por lo menos, un solo libro al año”, precisó el apasionado de la lectura.

Deja una respuesta