Dafne Guzmán: “Una práctica médica inútil me retiró del aire”

Al principio no quería aceptar que la inyección de biopolímeros en sus glúteos le había corrido hacia la espalda, formando unos pequeños bultos o pelotitas y que esto era la causa que le estaba provocando un fuerte dolor en su cuerpo y malestar general.

A raíz de su divorcio la comunicadora Dafne Guzmán estuvo depresiva y en busca de sentirse y verse mejor se sometió a una cirugía estética, que consistió en retirar grasa de la espalda, la que según acordó con el médico se insertaría en sus nalgas, pero en vez de implantar su grasa, le inyectaron biopolímeros, sustancia que no sabía que tenía en su cuerpo hasta que comenzó su calvario, al sentir fuertes dolores y frecuentes molestias.

Los biopolímeros son sustancias sintéticas como la silicona líquida o derivados de la parafina y aceites no aptos para las personas, que se utilizan para rellenos de ciertas áreas del cuerpo como glúteos, rostro o piernas con el objetivo de rejuvenecer o embellecer, transformando en muchas ocasiones la obsesión por la belleza en una auténtica pesadilla.

En busca de una mejoría de su salud Dafne viajó a Estados Unidos, pero allí no pudo dar con la causa de su enfermedad, porque no tenía el conocimiento absoluto de la sustancia química que tenía en su cuerpo.

Luego de someterse a varios estudios regresó al país para continuar con una búsqueda y dar respuesta a su malestar. Fue entonces cuando se pudo confirmar que había sido engañada y que sin su consentimiento inyectaron la sustancia química en su glúteos, que había recorrido hasta su espalda y que era la causa de tantas molestias.

Todo esto sucedió justamente cuando el mundo comenzaba el confinamiento por causa de la pandemia del Covid-19, a inicio del 2020 y República Dominicana, al igual que otros países, obligó a toda su población a quedarse en sus casas por un buen tiempo.

“Podría sonar has – ta egoísta de mi parte pero realmente la pandemia estuvo a mi favor, porque gracias al confinamiento entonces pude llevar un proceso de recuperación con tranquilidad, en mi casa, junto a mi familia”, relató.

Durante este proceso Dafne cuenta que puedo replantear su vida, valorar cosas que por la rapidez de trabajo no observaba y que podía disfrutarla al máximo. 

“En ese proceso de recuperación no solo fue de manera física también me ayudó a reencontrarme, a darle valor a muchas cosas, porque la prisa que llevamos no nos deja apreciar, es algo de lo que puedo dar testimonio y de lo que estoy muy agradecida”.

Comparte esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + uno =