“ESTAMOS LISTOS PARA LO QUE SEA”, DIJO MADURO SOBRE EL ARRIBO DE BUQUES IRANÍES

La dictadura de Nicolás Maduro anunció este miércoles que los cinco petroleros con gasolina que envió Irán a Venezuela serán escoltados con naves, buques y aviones de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

“Ya hemos establecido contacto con el ministro de Defensa iraní, todos esos buques cuando entren en nuestra zona económica exclusiva serán escoltados por naves, buques, y aviones de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, para darle la bienvenida, y decirle al pueblo iraní ‘gracias’. Gracias por tanta solidaridad, y gracias por tanta cooperación en medio de estas dificultades que está enfrentando toda la humanidad”, declaró el ministro de Defensa chavista, Vladimir Padrino López.

“Nosotros somos un país soberano, tenemos relaciones con los países del mundo. Aquellos que no quieren tener relaciones con nosotros, obviamente no las hay. Pero queremos relaciones con todo el mundo, en términos de igualdad, respeto, de reconocimiento mutuo… Es muy importante eso. Nada de estar agachando la cabeza, ni dejarse imponer tutelajes imperiales para labrar los caminos del futuro de Venezuela. No es ese el camino. El camino es el de la independencia, el de la libertad, el de la soberanía”, agregó.

Hojjatollah Soltani, embajador iraní ante Venezuela, defendió este miércoles el envío de los buques tanque a la nación sudamericana, afirmando que ambos países tienen derecho a comerciar libremente. El diplomático aseguró que las convenciones internacionales protegen las crecientes relaciones entre Teherán y Caracas, los cuales son objeto actualmente a sanciones estadounidenses por acusaciones de vínculos con el terrorismo y el narcotráfico.

Los cinco tanqueros, actualmente en alta mar y valuados en al menos 45,5 millones de dólares, deberán llegar a Venezuela en los próximos días. Vienen con el objetivo de aliviar una aguda escasez de combustible en el país caribeño, incluso en la capital Caracas, que en ocasiones anteriores no había sufrido un desabastecimientos de ese tipo.

Aunque Venezuela tiene las mayores reservas petroleras del mundo, la producción ha caído en picada las últimas dos décadas, algo que los críticos atribuyen a la corrupción y mala administración durante el régimen chavista.

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, denunció que la dictadura de Maduro pagó con “oro de sangre” el envío de los buques. El líder opositor hizo referencia de esa manera a la extracción ilegal de oro que se ha vuelto endémica en Venezuela durante los últimos años, y convertido en una fuente de ingresos irregular por parte de la dictadura. De hecho, en enero le había pedido a la Unión Europea (UE) que lo catalogara de esa manera y frenara su comercio.

“Están pagando esa gasolina con oro de sangre, sin contratación y sin aprobación del Parlamento nacional”, expresó Guaidó en una conversación virtual organizada por el think tank con sede en Washington D.C., Diálogo Interamericano.
Además, aseguró que su gobierno está haciendo un “monitoreo constante” de las cinco naves que están en camino al país caribeño e indicó: “Estamos muy preocupados por la seguridad de los venezolanos y de Latinoamérica por este intento de presencia iraní en nuestro suelo”.

El pasado lunes, el jefe del Comando Sur de Estados Unidos, Craig Faller, se refirió al aumento de la cooperación persa con el régimen chavista: “Irán ha apoyado ataques territoriales en este hemisferio ¿Cuál es el interés de Irán en Venezuela? Ellos no han podido controlar sus propios problemas con el COVID-19. Yo siento que lo están haciendo para ganar parte del territorio de nuestros vecinos y estamos siguiendo esto de cerca con nuestros aliados”.

Por su parte, reconoció que está al tanto del envío de petroleros iraníes a Venezuela, pero no ofreció más detalles al respecto: “He visto esos mismos informes que los petroleros iraníes están en camino. Vemos la larga mano iraní malintencionada trabajando todos los días”.

Para Irán, los buques representan una forma de recolectar dinero para su teocracia chiita y de ejercer presión sobre Estados Unidos.

Faller, no obstante, advirtió: “Que nadie se equivoque, el crimen organizado internacional es nuestro enemigo, podemos quebrar estas amenazas, desestabilizarlas hasta vencerlas”.

Deja una respuesta