Cementerios vacíos y Bajas ventas cementerios vacíos en Día de la Madre en medio de la pandemia COVID-19

Comerciantes de distintos puntos del país, particularmente en el Gran Santo Domingo, se quejaron este domingo que las ventas por la celebración del Día de las Madres estuvieron “por el suelo”, en comparación con años anteriores, debido a la crisis económica generada por la pandemia del COVID-19.

Así lo confirmaron algunos propietarios de establecimientos comerciales a un equipo de reporteros de El Nuevo Diario que realizó un recorrido por varias tiendas de esta capital, para ver cómo marcha la dinamización de la economía, tras la reapertura gradual que se produce en el país, como parte de la primera fase de la desescalada anunciada por el Gobierno.

La avenida Duarte estuvo desolada

Alberto Román, vendedor de la muy popular avenida Duarte, donde se encuentran ubicadas un gran número de tiendas, precisó que durante toda la semana el flujo de personas fue casi nulo y que solo el sábado y el domingo circuló una mayor cantidad.

“Ahora mismo la economía ha estado bajita, está lenta la cosa, la semana fue muy baja, muy baja”, lamentó Román, quien durante años se ha dedicado a la venta de carteras en esa esfera comercial.

La avenida Duarte, caracterizada por prolongados y duraderos tapones vehiculares, este domingo fue la excepción pues las calles estaban prácticamente desiertas.

De su lado, el gerente de Tiendas Garrido, Robert Fernández, expresó que las ventas han sido considerablemente buenas tomando en cuenta que estamos en medio de una crisis sanitaria, por lo que no se pueden comparar con años anteriores.

“Creo que hemos estado bien con todo y la pandemia, todo está más lento pero la gente respeta el Día de las Madres y siempre compran algo”, destacó.

Gerentes de plazas: Semana previo a festividad hubo mayor demanda

Ya en el polígono central de esta capital, los encargados de algunas tiendas manifestaron que durante la semana la demanda de mercancías, productos y regalos estuvo buena, y a diferencia de lo ocurrido en las tiendas de la Duarte, solo el sábado y el domingo las ventas estuvieron flojas.

“El flujo no fue como en otros años pero se ha vendido; en la semana las personas vinieron y pese a la crisis compraron sus regalos, ya el sábado y el domingo no se espera mucho, porque los domingos han sido flojos, y con esta pandemia más”, explicó Rodolfo Mepz, gerente de la tienda Anthony en la Plaza Sambil.

En los pasillos del referido centro comercial se observaban a personas asumiendo medidas de prevención del VOID-19, usando mascarillas y guantes, visitando otros establecimientos, en busca de un obsequio para mamá.

Cementerios estaban vacíos

Algo que forma parte de la tradición en la celebración del Día de las Madres es que muchos no dejan de visitar las tumbas de sus progenitoras para rendirles tributo y recordarlos en el mismo lugar del sepulcro.

En el país es acostumbre ver a familias adquiriendo flores y velones a los “marchantes” que venden en las afueras de los camposantos, actividad que este domingo fue casi inusual por la baja cantidad de personas que se dieron cita a los cementerios.

Los limpiadores de tumbas del Cementerio Cristo Redentor, el más grande camposanto público del Gran Santo Domingo y el país, dijeron que cada año esperan con ansias el Día de las Madres, porque al igual que en el Día de los Finados (o día de los muertos), los artículos y servicios que promocionan tienen más demanda que en cualquier otra fecha.

Sin embargo, en esta ocasión, dicen que por la pandemia del COVID-19 las personas no acudieron a visitar las tumbas de familiares y el día se fue en “blanco”, en comparación con otros años.





Fuente: Nuevo Diario

Comparte esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.